Un día…

ImagenEn la mañana de un día cualquiera,  al salir de trabajar…

Un día cualquiera pero especialmente singular por la caricia, ya fría, de este perezoso otoño. En el momento en que el cansancio del no dormir se torna sonrisa, por lo finalizado y por lo que se comienza…En esta mañana tan particular, comienzan mis devaneos. Devanear…devaneando bien temprano sobre todo aquello que despierta mi interés, mi curiosidad, quizá incluso mi pasión…Es lo que tiene ser pasional…Mostrarse incondicional de eso de vivir sintiendo … Sólo es desagradable el distorsionador ruido del motor de los incesantes vehículos, ladrones del percibir, distorsionadores de momentos….

Pienso en lo sencillo y en lo complicado. Porque la especialidad del ser humano es complicarlo todo, complicarlo todo hasta el extremo…Autómatas envueltos en abrigos de prisa que los blinde contra “devaneos”, contra la observación, contra la gentileza del sonreír a esa persona que viene de frente, por la dicha que supone poder estar en la calle disponiendo de un día más…. En definitiva, que los blinde contra el SENTIR…¡Pobres criaturas condenadas a vivir en la eterna cordura de la razón sin corazón! ¡Líbreme la vida de padecer  tal desdicha! Pues no es más que vivir arrastrando la pena de ir muriendo en cada desatento paso….Quiero ser eterna loca de escasa razón, a la que casi todos quieren y  muy pocos prestan atención….

Pienso, al pasar junto al escaparate de una tienda de ropa, en esas grandes naves llenas de máquinas de coser, para producir, producir, producir sin mesura ropa para gente que no podrá comprarla. Ropa sin alma, porque la confeccionan seres sin ilusión y con mucha prisa…Pienso en alto, y comparto sentimiento con Silvia…y sentimos nuestra piel vistiendo aquellas telas que mágicas manos, como las de su madre y mi abuela, convertían en la falda del domingo, en la blusa blanca que tanto me gustaba y, a la que al salir de casa para gastar mi sábado noche de adolescente, desabrochaba el botón de la “indecencia”, por dejar entrever esa piel que tanto se presta al deseo de una mirada a propósito o furtiva….Pienso y siento…Siento las manos de mi abuela ajustando las arrugas de los vestidos en las pruebas, en las pequeñas discusiones por el largo – para ella corto y para mí excesivo…En mi primer traje de noche, en una noche de Noche Vieja. Entonces quise ser gheisa…Aquel vestido rojo, largo, ceñido con arte, pues con arte cosía ella…Pienso en la magia de unas manos sobre una tela y para un cuerpo. Para UNO, no para todos…La industria del para todos está desprovista de la característica individual…Esa es nuestra sociedad, mucho para todos que no descaracterice…Y nada para uno en su singular particularidad….

Pienso, cuando Yoli me habla de la percepción a través del olfato, al tiempo que dirigíamos nuestra intención a la casa de las especias. ¡Y en lo ladrona que es la prisa! Nos roba esos instantes de sentir en la nuca, en el pecho , en el cuello, en el abdomen, o en el bajo vientre… A través del olfato….respiro hondo intentando recuperar esos momentos que, muy seguro me perdí, por hacer caso a una sociedad enferma…

“ ¿A que huele aquí…por Dios?, ¡¡¡cómo huele…!!! Mmmm…no sabría responder a Paco si me preguntase por el olor…”, dice Yoli, sintiendo TODO…

-A TODO- le dije yo. Un TODO tan intenso y amplio que supone un bombardeo de sensaciones, emociones y deseos, en un momento tan pequeño, que rebosa y no cabe…y pido canela en rama, semillas de amapola, ah…!un momento! ¡También incienso de canela…!, y, entre eso, que veo el khol : – ¿Tiene Khol verde?- pregunto, por si es ese verde malaquita que tanto busco y nunca encuentro…Esos polvitos mágicos que dibujan mágicas miradas…y al mismo tiempo, ¡huelo el clavo!, y lo busco, dejé de sentir el khol… , y huelo a clavo mientras miro las velas de colores….La tienda de las especias de La Encarnación…Explosión de sensaciones…

Y, pienso, en el momento regalado bajo el Sol de la Alameda…Ese momento en que dejo de oír los coches que pasan, porque sólo me interesa la conversación entre ese momento compartido, y yo…Aunque la ensoñación de mi abandono conduzca a la broma, y la broma rompa en tormenta de risas por el devaneo hecho palabra al final de una mañana de un singular día…

Anuncios

Acerca de Granu

En la composición de mi historia, las Parcas no dan " puntá" sin hilo. Nací entre telas, jugué con agujas, alfileres y dedales, diseñando el patrón de cada segundo por venir, para que no hubiese dos iguales. Así, al final, podré reirme de todos los días que cosí, con estilo propio, sin dejar ocasión de intervenir a deidades caprichosas y universos cabrones. Míos son los errores, mío será el milagro.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un día…

  1. tebas2005 dijo:

    Gracias a Silvia y Yoli, dos de los muchos seres de luz q se han abierto paso en la locura de mi vida…gracias a Obdu, por ser esa voz q me dice q le gustan mas las palabras q me salen del corazkn , qe aquellas qe salen de las tripas. ..gracias por el dulce sabor de ” Un día”…!

  2. yolanda dijo:

    Gracias Mon !!!por este relato del dia tan bonito que tubimos ayer. Me encuentro tan feliz por haberte encontrado que me da hasta vertigo por lo rapido de nuestra amistad.Que siempre nos sintamos cerca y arropadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s