LIMITES

Imagen

Hay días en los que me aprieta estar en mí.

Esa necesidad imperiosa,  la de salir, la de rasgar la tela de mis adentros y lanzarme al vacío del libre albedrío de mis pensamientos…

Me gusta fluir…

Eso no es nada nuevo…

Sentirme pañuelo de suave algodón  que flota en el infinito mundo de los deseos…Que envuelve almas, corazones, suspiros y miradas. No hay lugar para palabras. Caricia de las entrañas que no entiende de límites sociales, culturales, morales, religiosos,ideológicos …

Ni de mesura intencionada….

¿Qué son los límites y para qué están…?

El límite es esa línea recta que define lo malo y lo bueno… Es esa cadena que impide transgredir  – palabra fea incluso en su semántica –  el límite impuesto … El límite es el fín de la libertad, no hay más.

Esa relatividad castigada con la moralidad de un límite absurdo, porque ¡nadie puede sentir con mi piel y nadie puede llorar ni reír con mi alma!

Limitándome a mí, me aprieto, me duelo y me hiero… Soy desmesura calzada en comedimiento. Si limito mi mirada, sólo veo lo que no quiero, y quiero libertad para mirar y perderme en horizontes sin fecha de caducidad… Si limito mi amor, me quemo, me abraso… nadie muere en la desmesurada exageración de ser amado en el fuego vivo de unos labios. Se vive… No se muere ni se pena- Quien pone límites al Amor, es porque desconoce la libertad relativa a los límites de la plenitud … Algo así como sentirse carne o descarnado.

Siento miedo en mi apretada compostura de límites sin fundamento…

Siento miedo en la restricción; siento miedo al rechazo de la no aceptación de mi sentimientos; siento miedo de no poder perder el control…el control no tiene lugar en mí, es por eso que siempre lo ando perdiendo; ¡tengo miedo de no desvivirme amando! Porque en mi  desvivir, renazco… Tengo tanto miedo al sometimiento de lo bien visto y lo bien hecho, tanto miedo de exclavizarme en el gris, de soltarme de mis colores rabiosos, desabridos e intensos…Tanto miedo a dejarme atrapar por la moralidad del “qué dirán”…

Lo injusto de los límites impuestos. Siento miedo a dejar de sentirme forajida en esta sucia sociedad, a sentir su hedor particular de hipócrita moral, a empaparme del infortunio de saberme como ellos…

El miedo me hiela los huesos…

Me aprieto, hoy me aprieto…Y sólo hay límites, sólo siento límites…  hoy es uno de esos días en los que me gustan me llamen “loca”…

Así me siento libre, transgresora… Sobre la línea recta de ló malo y lo bueno.

Arriba, y no fuera ni dentro….

Anuncios

Acerca de Granu

En la composición de mi historia, las Parcas no dan " puntá" sin hilo. Nací entre telas, jugué con agujas, alfileres y dedales, diseñando el patrón de cada segundo por venir, para que no hubiese dos iguales. Así, al final, podré reirme de todos los días que cosí, con estilo propio, sin dejar ocasión de intervenir a deidades caprichosas y universos cabrones. Míos son los errores, mío será el milagro.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s