En un buche de agua…

En la verea del Mundo, madre, andando pa dentro…
Cuantos ratitos perdíos , cuando era niña, en aquella calle … Unas veces cuesta abajo, las menos cuesta arriba, y, en medio, el número diecinueve, con su puerta roja y su ventana verde…su aldabón de hierro, su postiguillo, su portal con las macetas de helechos, su calorcito tibio…
Desde el primer comedor, en las alcobas, en sus umbrales , en sus paredes blancas y de medios hacia abajo con calamocha, en la frescura de la umbría de las naves altas… En mi recuerdo perfumado de añoranza, nombres de muertos … historias enterradas, dilatadas en el fuego de la Fragua sin yunque ni martillo, a golpe de olvido, todo se desvanece, como el horno del corral, como el columpio, como la zahurda de los cochinos, como el pozo , su cubo de lata y su brocal… Como el doblao con sus baúles de recuerdos, cómo el aparador verde con sus viejas tazas… Cómo el humo del cigarro que aprieta los nudos en la garganta ,pa que duelan las palabras prisioneras…

Cuántos pasitos inciertos, cuánto camino equivocao, cuántas quimeras enclavadas… Cuantos ” yo sé” , sin saber nada…
Los nudos se tensan ¡ Me ahogo en este buche se agua..!

¡Quiero dolerme! Retorcerme en el dolor de mis fracasos, de mis errores, de esa  necesidad de hallarse sin ser hallada… Pasando de largo por todas las certezas, buscando la inocencia de un corazón cándido , roto en cachos … ¿ Quién quiere seguir si puede volver…?

¡Déjame llorar hasta secarme, madre…  ¡preñarme de ansia! y, cómo una Furia sin consuelo , sorda de ira y de rabia, desangrar cada cachito del alma… Saciando la sed de la pureza perdida y buscada…

 En el ocaso de lo tiempos , hilando recuerdos , dolores, el dulzor del primer beso, el calor del deseo descubierto, la amargura del primer desengaño y de todos los que lo siguieron … el hambre de fortaleza , voraz e insistente ,como aguja capotera pa quién cose su mortaja ,
con precisión, sin miedo, barruntando el final más triste, con alivio y sin esperanza. Muriendo en un suspiro, al borde del abismo de un recuerdo, en mitad de la calle , en la puerta de una casa…

Granu.

Anuncios

Acerca de Granu

En la composición de mi historia, las Parcas no dan " puntá" sin hilo. Nací entre telas, jugué con agujas, alfileres y dedales, diseñando el patrón de cada segundo por venir, para que no hubiese dos iguales. Así, al final, podré reirme de todos los días que cosí, con estilo propio, sin dejar ocasión de intervenir a deidades caprichosas y universos cabrones. Míos son los errores, mío será el milagro.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En un buche de agua…

  1. Gloria Amparo Edo Ridaura dijo:

    En el recuerdo siempre quedan añoranzas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s