Ser más.

20181007_114637_Film1-01Sí, a veces me arde el estómago en la blasfemia y me retuerzo en cada una de las quejas que me abrasan viva , destripando el orden de todos los factores que alteran el producto , y me amarga el tiempo que habito .

Sí , podría quejarme, porque nunca faltan quejas, ni percepciones que las sustenten, pero me cansan, me vencen… Y, al quejarme,  transito por los entuertos de la vida arremetiendo contra la posibilidad de saborearla dulce.

No, no retozaré en mis eriales, ni los lanzaré por los aires para victimizarme. No. Si me duele, me doy amor, o me aguanto , o le duelo al dolor , o bailo … Y, cuando me duele demasiado, cuando me escuece alguna cisrcunstancia, recuerdo el dolor más insoportable del mundo, y lo hago presente:  el dolor de una parturienta cansada, reventada por las contracciones de una perfusiòn de oxitocina ,en un parto complicado, prematuro y largo…  Me acuerdo de como el miedo de las primerizas hiela la sangre y abrasa el corazón… de cómo se agotan las fuerzas y  se termina rindiendo la causa a la desesperación, de cómo se busca un clavo ardiendo  a tientas , entre la sábana mojada de sudor y el metal de la silla de parto … de cómo se desgarró mi carne en un dolor vivo ,para sentir que era la mujer más dichosa del mundo… ¡ la mujer más dichosa del mundo! Y, en ese momento, se desvanece mi queja , aunque me siga doliendo el cuerpo…

Sí, podría quejarme, verter mis quejas y sentir que me vacío de ellas,  pero se que no es así… La queja siempre trae más quejas, y a mi me gusta que me mires y sonrías … Porque siempre hay un motivo y sobran razones, y es la elección más propia de todas : ser  la luz o la sombra, y todo está permitido para no caer en la divina estupidez de la mediocridad.

Granu.20181007_114815_Film1-01.jpeg

Anuncios

Acerca de Granu

En la composición de mi historia, las Parcas no dan " puntá" sin hilo. Nací entre telas, jugué con agujas, alfileres y dedales, diseñando el patrón de cada segundo por venir, para que no hubiese dos iguales. Así, al final, podré reirme de todos los días que cosí, con estilo propio, sin dejar ocasión de intervenir a deidades caprichosas y universos cabrones. Míos son los errores, mío será el milagro.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s